Los pies me están matando

Sinopsis

La nueva temporada de ‘Los pies me están matando’ trae de vuelta a los podólogos más famosos de DKISS. Brad Schaeffer, experto en medicina deportiva y Ebonie Vincent, médica especializada en corrección y reconstrucción, volverán a ayudar a personas con afecciones extrañas en los pies. Contarán además con con la colaboración de Sarah Haller, cirujana que ya participó en la primera temporada del programa.

Los doctores Schaeffer y Vincent recurren a su amplia trayectoria profesional para atender cuadros médicos anómalos. Los pacientes, tras años de sufrimiento y muchos complejos con sus pies, acuden a ellos con la esperanza de obtener una cura que cambie para siempre sus vidas. No existe un perfil concreto de las personas que visitan la consulta, pues entre ellas se encuentran niños, pacientes con enfermedades genéticas o gente que ha sido víctima de un accidente.

Dolencias insólitas 

Los espectadores de DKISS podrán ser testigos de las duras historias de personas que buscan una solución urgente. Destaca el caso de Rebeca Rhodes, que padece el síndrome de Olmsted, enfermedad que comparte con solo ocho personas en todo el mundo.

Esta condición genera deformaciones en los dedos y un crecimiento anormal de las extremidades.

Otro de los afectados es Devon. A los tres años, un incendio provocó que su pie derecho quedara torcido y sus dedos profundamente curvados. Después de 20 años con dolores constantes, necesita una solución para disfrutar sin contratiempos de sus dos hijos.

Por su parte, Texas presenta un trastorno genético. Nació con siete dedos en cada pie y, aunque de pequeña se sometió a intervención quirúrgica para eliminar los dedos adicionales, deberá pasar de nuevo por el quirófano para reconstruir uno de sus pies con placas y tornillos.

Calificación por edades