DKISS estrena ‘Como el perro y el gato’ ¿Lograrán estas mascotas convivir amistosamente?

ESTRENO EL DOMINGO 15 DE MAYO A LAS 13:45

 

Perros y gatos que viven bajo el mismo techo pueden hacer imposible un hogar tranquilo. Los expertos en comportamiento animal Jackson Galaxy y Zoe Sandor intentan resolver el conflicto entre estos y sus dueños en el nuevo programa de DKISS.

 

Mayo 2022.- En la actualidad, en más de la mitad de los domicilios españoles hay una mascota. Compatibles y sociales por naturaleza, el perro y el gato son las especies favoritas con las que compartir hogar, pero, ¿qué pasa cuando tener a las dos en la misma casa se convierte en un infierno para los dueños? Aunque en ocho de cada diez viviendas con ambos animales reina la tranquilidad y se encuentran cómodos en la presencia del otro, el 3% de las familias con miembros perrunos y gatunos admite problemas en el día a día.

En estos casos, para recuperar la calma y poder compartir espacio, el adiestrador de gatos Jackson Galaxy, que repite en el canal tras El encantador de gatos, y Zoe Sandor, entrenadora profesional de canes, ayudan a familias a traer la paz de vuelta a sus casas en el nuevo programa de DKISS Como el perro y el gato, que se estrena el domingo 15 de mayo a las 13:45.

El objetivo: un hogar en armonía

Tras conocer a los dueños y a sus animales, Jackson y Zoe determinan los comportamientos que deben abordar tanto los humanos como sus amigos de cuatro patas, y crean un plan a largo plazo para que puedan vivir en armonía. Tras unas semanas, regresan y evalúan los resultados, por lo que el espectador es testigo de todo el proceso. Algunos de estos procedimientos se basan en crear una zona determinada para cada animal, o hacer que se acostumbren al olor del otro. Además, les enseñan normas específicas y eliminan antiguas rutinas perjudiciales.

Condicionados por el comportamiento de sus mascotas

Esta temporada incluye casos como una pareja que no puede irse a vivir junta porque el perro de él y los gatos de ella no se soportan; mejores amigas cuyo piso compartido se ve amenazado hasta que sus mascotas dejen de comportarse como un depredador y una presa; y una propietaria cuya solución para que sus tres canes dejen de aterrorizar a sus mininos es construir un santuario felino en el tejado, donde ni siquiera puedan verse.